Torre Argentina: El Asesinato de Julio César

 

Introducción

Aunque parezca increíble, hay miles de turistas y seguro que miles de romanos que pasan diariamente por la Plaza de la Torre Argentina, sin percatarse que están ante una de las ruinas más importantes del mundo romano.

No es tanto su relevancia arqueológica que también, sino que científicos españoles del CSIC descubrieron en el 2012 que este yacimiento localizado en los antiguos campos de Marte es donde se ubicaba el Teatro de Pompeyo, por ende hallaron con precisión donde fue asesinado Julio César.

Los restos

El yacimiento que se puede ver en las imágenes engloba un grupo de edificios y templos de época Republicana datados aproximadamente entre el s. IV a.C y el s.II a.C, no son de una belleza equiparable a los magníficos templos del Foro pero su datación tardía los convierte en una referencia en cuanto a arquitectura se refiere. Además junto a esta localización y en época republicana se hacía entrega del grano gratuito por lo que era un espacio muy frecuentado por el pueblo romano.

Se podría decir que el yacimiento comprende 4 templos. En el Norte lindaban con el Hecatostylum, que era una serie de 100 columnas a modo de pórtico y al Oeste con el Teatro de Pompeyo, que es donde fue asesinado Julio César.

Estos templos estaban consagrados a diferentes divinidades, el templo que vemos en la imagen es el dedicado a Juturna y está datado en el s.III a.C, se compone de un podio rectangular con escalinata, del que se conserva su base y varias columnas corintias. Es también apreciable los restos de una pequeña parte de su cella.

Juturna era una ninfa madre del dios Jano (el Dios de dos caras que simboliza los comienzos y los finales) y de Fonto. Su deidad está intrínsecamente relacionada con el poder del agua y de los manantiales.

Es posible que conmemorara la victoria romana sobre los cartagineses.

 

El segundo templo es el más visible en la plaza, debido a su construcción circular. Se cree que es del s.II a. C y dedicado a la diosa Fortuna tras la victoria romana sobre los cimbrios. El interior de la cella albergaba su estatua con torso de mármol y extremidades de bronce.

Aún pueden contemplarse las escaleras frontales de acceso y sus columnas corintias estriadas hechas de toba volcánica, el muro exterior las dejaba ocultas formando un edificio compacto en forma de Tholos que recuerda vagamente al Templo de Hércules del Foro Boario, seguramente acabado con un tejado cuneiforme, simulando una cabaña.


El tercero de los templos es el más antiguo, su datación está comprendida entre el s.IV y el III a. C y se cree que estaba dedicado a Feronia, una deidad antigua arrelada a la naturaleza pero también a la fertilidad. Se conserva parcialmente el podio, la escalinata frontal y parte de la cella.

 

El último de los Templos está consagrado a los dioses Lares Permarini que eran los protectores de la navegación, pero únicamente se puede apreciar de forma parcial ya que parte del mismo se encuentra semienterrada, siendo imposible continuar con la excavación ya que se halla bajo una vía urbana y fuertemente transitada.

Construido en el s. II a.C, se cree que fue obra del mismo Marco Emilio Lépido, o al menos así nos lo relata Tito Livio. Parece ser que tras derrotar los romanos a la flota cartaginesa, Lépido decidió consagrarlo a estas deidades originariamente helenas e importadas al culto romano como benefactoras de su triunfo, colocando una inscripcion en el frontal del templo que rezaba así:

“En la gran batalla para garantizar la paz bajo el gobierno, la esperanza y la felicidad de Lucio Emilio, hijo de Marco Emilio, entre Efeso, Samo y Quíos, en presencia del propio Antíoco y de todo el ejército, la caballería y los elefantes, el ejército del Rey fue roto, expulsado y destruido; y allí en ese mismo día setenta y dos grandes barcos fueron capturados con sus tripulaciones y después de que terminó la batalla, el rey Antíoco y su reino fueron vencidos. Para obtener esta victoria Lucio Emilio votó un templo a Lares Permarini”.

 

Se trata de una base rectangular con una escalinata y los restos de una cella, aun así es complejo describirlo pues sólo se aprecia aproximadamente la mitad de la estructura.

 

Y...¿dónde murió César?

La Curia de Pompeyo estaría situada al Oeste del emplazamiento y constaría de un enorme Teatro construido en mármol donde Pompeyo erigió su templo dedicado a Venus.

Ilustración 3D Autor: Lasha Tskhondia

Tras el ciclópeo teatro se accedía a un peristilo columnado con jardines decorados con esculturas, para posteriormente encontrar la Curia de Pompeyo o salas donde el senado en ocasiones se reunía. Fue en el Centro de la Curia bajo una estatua de Pompeyo donde Julio César fue asesinado en los Idus de Marzo del 44 a.c. Debido a la conmoción y a modo de repulsa, su heredero Octavio mandó sellar el lugar de su muerte cubriéndola de hormigón. Para todos los romanos aquel era un lugar maldito, donde nada podía construirse.

 

El Teatro de Pompeyo está totalmente cubierto por los edificios colindantes y por las carreteras que circunvalan la plaza por lo que únicamente es visible una estrecha zona que se correspondería con la sección del edificio que pertenecía a la Curia. Es muy probable que si se excavara la totalidad se pudiera apreciar la zona ajardinada, el teatro con el graderío y el Templo de Venus.

Si viajáis a Roma no olvidéis ofrecer vuestros respetos a una de las zonas más sagradas de la ciudad porque es en ese punto donde la política romana cambió para siempre.

 

 

 

Miembro de: